EL CÓDIGO SECRETO DE LA BIBLIA

“Las cosas ocultas (son) para YHWH nuestro Elohím y las cosas reveladas (son) para nosotros y para nuestros hijos hasta siempre para hacer todas las palabras de esta ley.” Dt

 En el siglo XVIII un hombre apodado “Sabio o Genio de Vilna” dijo haber descubierto mensajes ocultos encriptados en medio del texto bíblico hebreo. Él, creía que todo lo que ocurrió, ocurre y ocurrirá hasta el final de los tiempos está incluido en la Toráh. Según él, este código contenía profecías con detalles muy específicos y no tan sólo en un sentido general. Inclusive pensaba que se hallaba información de cada persona que existió, existe o existirá. La humanidad debió esperar varios siglos para comprobar su existencia gracias a las computadoras personales y su capacidad de procesamiento de la información. 

Estos mensajes están dispuestos de manera tal que sus letras se hallan separadas entre sí por ciertos intervalos constantes. Es decir, cada cierta cantidad de letras se forman determinadas palabras e inclusive frases. Por ejemplo, cada 1945 letras en el libro del Génesis (a partir del capítulo 6), se forma la palabra “HIROSHIMA” y “HOLOCAUSTO ATÓMICO” junto con el año hebreo “5705” (equivalente al mismo año del lanzamiento de la bomba nuclear en Hiroshima: 1945). Como se puede apreciar este código secreto de la Biblia profetiza acontecimientos históricos con total precisión. El eminente científico y sabio Sir Isaac Newton, dedicó más de la mitad de su vida a investigar éste código, porque estaba seguro de su existencia. El sostenía que este código era capaz de revelar acontecimientos proféticos con absoluta precisión. Newton estaba obsesionado por este código y lo consideraba más importante que sus descubrimientos científicos. 

Pero debido a la falta de herramientas capaces de realizar operaciones complejas de búsquedas matriciales y algoritmos matemáticos, sólo pudo ser comprobado y revelado en nuestros días gracias a los SISTEMAS INFORMÁTICOS. 

A mediados del siglo XX un rabino de Praga llamado H. Weissmandel descubrió la palabra “TORÁH” escrita en el libro del Génesis, Éxodo, Números y Deuteronomio, con intervalos de 50 letras entre sí. En los libros del Génesis (Gn 1:1-5) y Éxodo (Ex 1:1-6) la palabra se encuentra escrita al derecho: “TORÁH”, como apuntando hacia el libro de Levítico (Ley=Toráh= hrwt).

ALGUNAS PROFECÍAS ANUNCIADAS POR EL CÓDIGO

Tres semanas antes de que estallara la guerra del Golfo Pérsico en enero del año 1991, el Dr. Rips encontró encriptado a partir de Génesis 14:2 varias palabras como un enorme “crucigrama” profetizando el conflicto bélico: “GUERRA”, “SADDAM HUSSEIN”, “MISIL RUSO”, “SCUDS” y la fecha hebrea “3 de Shevat” (equivale al 18 de enero de 1991, día exacto en que Israel fue atacado por primera vez por Saddam Hussein con misiles rusos Scuds).

El asesinato del presidente egipcio Anwar al-Sadat está profetizado inclusive con el nombre completo del homicida, la fecha, el lugar del atentado y el modo en que se llevó a cabo. También está profetizada en el Código Secreto de la Biblia la muerte de Abraham Lincoln, junto con su cargo de presidente y su histórica medida de gobierno de liberar a los esclavos. 

Otro asesinato de un presidente anunciado es el de J. F. Kennedy con lujo de detalles. Pero sin ninguna duda una de las profecías más impresionante cumplida en nuestros días, fue el asesinato del primer ministro de Israel: Ysaac Rabin, escrita hace más de 3.000 años. Esta profecía fue encontrada en el Código antes de su asesinato y el 1º de septiembre de 1994 el primer ministro fue alertado de la profecía que anunciaba su muerte para el año hebreo 5756 (año que comenzó en septiembre de 1995). Como sabemos el asesinato finalmente se llevó a cabo el 4 de noviembre de 1995 (año hebreo 5756). Las palabras utilizadas para la profecía son: “YSAAC RABIN”, “SERÁ ASESINADO”, “AMIR” (Nombre del asesino), “MATÓ AL PRIMER MINISTRO”, “SU ASESINO, UNO DE SU GENTE, AQUEL QUE SE ACERCÓ”, “TEL AVIV” y “EN 5756”. Todas estas profecías se hallan codificadas en Ex 33:5 36:37 y 39:3-4, Lv 4:9 y 22:5; Dt 2:33 24:16 y 4:42; Nm 33:14-15 y 35:11, entre otras citas.


En el Código Secreto están los nombres de las personas más influyentes en ciencias de la historia del mundo: Tomas “EDISON” cruzada con la palabra “ELECTRICIDAD” y “BOMBILLA” (Nm 19:14-19 11:26-27 y 13:1-2). Encontramos a “HERMANOS WRIGHT” con “AEROPLANO” (Gn 30:30 43:14 y 33:7-8); “MARCONI” con “RADIO”; “EINSTEIN” con “REVOLUCIONÓ LA REALIDAD” (Ex 21:29 y Nm 31:39 3:34 y 11:26). Llamativamente encontramos a Sir Ysaac “NEWTON” cruzado con la palabra “GRAVEDAD” y la frase “CÓDIGO DE LA BIBLIA” (Nm 18:30 21:5 19:20; Dt 12:11-12,17).

Inclusive se encuentran mencionados importantes personalidades de la música y el arte tales como: “BEETHOVEN”, “J. BACH” y “MOZART” cruzados con la frase “COMPOSITORES DE MÚSICA”. “REMBRANDT” cruzado con las palabras “HOLANDÉS” y “PINTOR”. “PICASSO” con “EL ARTISTA”;

“SHAKESPEARE” con “HAMLET” y “MACBETH” (Lv 23:24 3:13-14,27 7:29; Nm 1:34). También se mencionan a “CHURCHILL”, “STALIN”, “ROOSEVELT”, “NIXON” cruzado con “WATERGATE”, “1974” (año de su destitución) y la frase: “PRESIDENTE, PERO FUE DESTITUÍDO” (Gn 28:21; Nm 3:23- 24 y 19:18).

Encontramos a “NAPOLEON” junto con “FRANCIA”, “WATERLOO” y “ELBA”. El gran colapso económico mundial que comenzó en 1929 está como “COLAPSO ECONÓMICO”, “DEPRESIÓN”, “5690” y “VALORES” (Ex 20:9; Dt 11:6; Nm 10:8). Además, la publicitada misión del “APOLO 11” con las palabras “NAVE ESPACIAL”, “LUNA” y sorprendentemente la frase “HECHO POR LA HUMANIDAD, HECHO POR UN HOMBRE” (Nm 19:20 hasta 27:1).

Sin duda una de las profecías con mayores detalles que se encuentran es el genocidio judío, los detalles de la muerte de más de seis millones, de sus asesinos y de los métodos. Se encuentran cruzadas las palabras: “HITLER”, “NAZI”, “EN ALEMANIA”, “BERLÍN”, “EN AUSCHWITZ”, “EICHMANN”, “LOS HORNOS”, “ZYKLON B” (gas utilizado para asesinar a los judíos en las cámaras) y la palabra “EXTERMINIO” (Gn 8:17-21).

 Seis meses antes de la elecciones presidenciales de EEUU en 1992, se encontró en el Código palabras proféticas que anunciaban muy claramente la victoria de Bill “CLINTON” cruzada con la palabra “PRESIDENTE” (Gn 24:8; Nm 7:2 y 26:24). También podemos mencionar la caída del comunismo ruso y la desintegración de la URSS, como así también de la apertura económica de China.


Dos meses antes de la colisión del cometa “SHOEMAKER-LEVY” contra “JÚPITER” fue encontrada esta profecía en el Código Secreto de la Biblia y anunciado. Esta codificación se halla en Génesis e Isaías. La colisión ocurrió el 16 de julio de 1994 y en el código aparece “8 AV 5754”, pero su profecía estaba escrita hacía más de tres mil años (Is 25:11 2:4 26:16-20; Gn 19:38 38:19 30:41 y 31:1).

 En enero de 1994 se cumplió otra profecía del Código: “GRAN TERREMOTO”, “5754”, “L. A. CALIF.” (Abreviatura utilizada para Los Ángeles – California) (Lv 23:10-12; Gn 27:9-30; Ex 9:24; Nm 23:11 y 4:23). Otros terremotos se hallan profetizados. Junto a “GRAN TERREMOTO” también está “CHINA” y atravesada también por la palabra “TERREMOTO” y “5736” (1976 – fecha del cumplimiento en el que murieron más de 800.000 personas) (Nm 33:12 y Lv 27:24).

Sorprendentemente encontramos en la profecía de Daniel 12:4 que dice “Y tu Daniel cierra las palabras y sella el libro hasta (el) tiempo del fin. Muchos correrán de un lado a otro y el conocimiento aumentará.”, en este mismo versículo se hallan codificadas la palabras: “ORDENADOR” (Computadora), con la frase “CÓDIGO DE LA BIBLIA”; dando a entender sin ninguna duda que la aparición de las computadoras serían indispensables para la comprobación y decodificación de las profecías escritas hace miles de años. Además, deja claro que en el tiempo final ocurriría esto, ya que estas profecías fueron reservadas para estos días. Las palabras “CÓDIGO DE LA BIBLIA” se hallan atravesadas por “SELLADO ANTE ELOHÍM”, confirmando lo que venimos diciendo.

Como sabemos Ysaac Rabin fue avisado por el Código Secreto de la Biblia de su asesinato más de un año antes, pero él no creyó a las advertencias proféticas. Esto nos deja una gran enseñanza respecto al cuidado que debemos tener cuando la Palabra de Elohím nos dice lo que va a ocurrir, tal como una historia escrita por anticipado. Lamentablemente el descreimiento de los humanos en las profecías bíblicas jamás los librará de sus cumplimientos. Así fue como el primer ministro fue asesinado por alguien de su gente que se acercó a él, en Tel-Aviv en 5756, tal como había sido profetizado por el Código Secreto de la Biblia.

 Un gran listado de eventos proféticos cumplidos se han ido descubriendo en el Código Profético semejante a un enorme crucigrama en forma de “acrósticos”. Las profecías cumplidas son incontables y no podríamos ni siquiera resumirlos en este libro. Hemos mencionado sólo algunas de las más llamativas y variadas. Pero también quedan innumerables incógnitas y profecías descubiertas sin develar. El Código Ministerio BÉIT MILÁH Academia Bíblica BEREA Argentina Estudios Bíblicos 6 Secreto parece corroborar la llegada de asteroides para después del 30 de septiembre del 2011 (año hebreo 5772) en Ex 34:10, Lv 27:23 y Dt 1:4. En el libro de Génesis 25:11 y 36:15; y Números 12:8 se profetiza que “OTRO PRIMER MINISTRO MORIRÁ EN AV” (Av es un mes del calendario hebreo).

Pero una de las revelaciones más importantes que podemos encontrar en el Código Secreto de la Biblia es sin ninguna duda la revelación del nombre del MESÍAS. Encontramos codificado sólo en Génesis 140 veces la palabra: “YAHSHUA” con “EL MESÍAS” y “ASESINADO”. A lo largo de todo el Tanak o mal llamado Antiguo Testamento encontramos INCONTABLES veces esta combinación que prueba en forma contundente que YAHSHUA ES EL MESÍAS QUE FUE ASESINADO. Por ejemplo: En Isaías encontramos 92 veces esta misma combinación de palabras, como vemos a continuación:

PRUEBAS A LAS QUE FUÉ SOMETIDO EL CÓDIGO

1) COMPROBACIÓN ESTADÍSTICA. Demuestra que no existe posibilidad alguna de que el código sea fruto del azar y menos aún por el perfecto cumplimiento de las profecías contenidas. 

2) COMPROBACIÓN ANALÍTICA. Demuestra que el Código Secreto de la Biblia no es una Observación Subjetiva sino Objetiva, y no depende de quién lo verifique para comprobar su veracidad y exactitud. 

3) COMPROBACIÓN EMPÍRICA O CIENTÍFICA. A través del perfecto cumplimiento Histórico de los hechos anticipados por el Código, con lujo de detalles tales como lugar, fecha, modo, nombres, etc.; anticipados miles de años atrás cuando la Biblia fue escrita. Ministerio BÉIT MILÁH Academia Bíblica BEREA Argentina Estudios Bíblicos 7 

4) COMPROBACIÓN LÓGICA. La existencia de un Código Secreto en la Biblia podríamos llamarla lógica, ya que el autor de la Biblia es un ser infinitamente perfecto e infinitamente sabio que conoce todas las cosas, inclusive las que aún no han acontecido. Si pensamos en la existencia de un ser así no podemos dudar de su capacidad de inspirar semejante Código. DICE LA BIBLIA: “Con todo yo buscaría a Elohím, y ante Elohím extendería mi causa. (El es) hacedor de grandes cosas e inescrutables, y maravillas innumerables… Que prende a los sabios en la astucia de ellos, y precipita los designios de los maliciosos.” (Job 5:8-9 y 13) 


OPINIONES Y COMPROBACIONES DE CIENTÍFICOS 

1) ELIYAHU RIPS Notable científico y matemático de renombre mundial. Docente en la Universidad Hebrea de Jerusalén. Enseñó Análisis Combinatorio en la Universidad de Columbia (EEUU) a donde es invitado con frecuencia para dictar sus clases. Eli Rips es el descubridor del Código Secreto de la Biblia. 

2) ISAAC BEN-ISRAEL Principal Científico del Ministerio de Defensa de Israel. Cree en el Código de la Biblia y que en él se halla codificados todos los acontecimientos de la humanidad. 

3) DORON WITZTUM Notable Físico-Matemático Israelí quien ayudó a Eli Rips a comprobar la perfección del Código Secreto de la Biblia. Completó el modelo matemático para el Código y Rips lo considera tan genial como Rutherford. 

4) HAROLD GANS Experimentado Descodificador de la Ultra Secreta Agencia Nacional de Seguridad de los EEUU (Departamento de Defensa del Pentágono). Por sí mismo decidió investigar el Código. Toda su vida la pasó creando y rompiendo códigos para los servicios secretos norteamericanos. Experto en Estadísticas. Habla Hebreo y estaba seguro que el Código era ridículo. Gans confiaba en poder demostrar que tal código no existía, de modo que creó su propio programa de computación y buscó la misma información que los israelíes pretendían haber encontrado. Para su sorpresa, los datos estaban allí. La fecha de nacimiento y muerte de los sabios, aparecían codificados junto a sus nombres. Gans no daba crédito a sus ojos. Decidió buscar información totalmente nueva en el código para así poner en evidencia las fallas en el descubrimiento de Rips. Supuso que además de las fechas de nacimiento de los sabios debía aparecer codificadas las ciudades donde nacieron y donde murieron, si el código secreto era real. Durante 440 horas Gans no sólo busco los datos de los 32 sabios utilizados por Rips, sino que realizó el mismo control con una lista anterior desechada por éste, de otros 34 sabios. En los 66 casos, los nombres y las ciudades de nacimiento y muerte coincidían. Gans afirma que le entraron escalofríos al verificar los resultados obtenidos. El Código Secreto de la Biblia es Real, no tuvo más remedio que aceptarlo. Comprobó que la Biblia profetizaba sobre hombres que vivieron miles de años después de su escritura. Se había propuesto desmantelarlo y terminó demostrándolo. 

5) ROBERT KASS Profesor de Carnegie-Mellon y Editor de la revista “Ciencia Estadística” que es una destacada publicación científica de los EEUU. Kass se mostró escéptico hacia el Código por lo que puso como condición para publicar sobre el tema, que el descubrimiento se someta a la investigación de expertos en matemática. Luego de que el primer experto comprobó la exactitud y perfección del Código Secreto de la Biblia, Kass quedó desconcertado. Aún así lo mandó a examinar por otro científico. Un vez más quedó demostrada la solidez matemática del Trabajo de Rips. Kass confesó que quedó desconcertado por la comprobación científica del Código, y reconoció que no podía aceptar que la Biblia contenía información Ministerio BÉIT MILÁH Academia Bíblica BEREA Argentina Estudios Bíblicos 8 detallada de todos los acontecimientos que ocurrieron hasta miles de años después de haber sido escrita. Esto es aceptar que fue escrita por el dedo de Elohím prácticamente. Aún así mando el Código Secreto de la Biblia para que lo examinase un tercer experto en matemáticas y estadísticas. El tercer informe no se diferenció del primero y del segundo. La perfección del Código Secreto de la Biblia sobrepasa todo entendimiento humano y toda explicación científica. Finalmente Kass terminó aceptándolo y lo publicó. 

6) DAVID KAZHDAN Es uno de los principales matemáticos de la Universidad de Harvard. Luego de investigar al Código Secreto de la Biblia expresó lo siguiente: “He estudiado los resultados, son científicamente inobjetables. Creo que el Código Existe. ¿Cómo funciona? Lo ignoro. Pero no olvidemos que el hombre aceptó la existencia de la electricidad 100 años antes de poder explicar cómo funcionaba.” 

7) PIATETSKI-SHAPIRO Destacado Matemático de la Universidad de Yale. Después de investigar profusamente el Código Secreto de la Biblia declaró lo siguiente: “No puedo menos que asombrarme al comprobar la capacidad de la Biblia de predecir acontecimientos futuros miles de años antes que sucedan y con lujo de detalles. Los Resultados de mi investigación son asombrosos y sorprendentes. Mi instinto matemático me asegura que aquí estamos frente a algo verdadero. Creo que estamos frente a una inteligencia que transciende nuestro alcance. Sólo encuentro una explicación, continuó diciendo el famoso científico: Elohím existe. 

8) STEPHEN HAWKING Premio Nobel. Admite que nuestras reglas del azar no tienen por qué aplicarse a Elohím. Y continúa diciendo: “Nada nos impide imaginar un sistema de leyes capaz de determinar los acontecimientos para un ser sobrenatural. 

9) ROBERT J. AUMANN Considerado el matemático más Célebre de Israel. Se trata de uno de los expertos mundiales en teoría de juegos, miembro de las academias de Ciencias Estadounidenses e Israelí. Dijo: El Código de la Biblia es un hecho. El Planeamiento Científico es impecable y los resultados de Rips son altamente significativos, de un modo inusual en el mundo de la ciencia. El Célebre científico Aumann ha leído con atención todos los trabajos de Rips y para él los resultados son claros y están perfectamente desarrollados. Reconoce: Es más de lo que se puede pedir en términos estadísticos. El rendimiento más exigente no suele pasar de una probabilidad en un millar. 

Los resultados de Rips son significativos como mínimo a un nivel de 1 en 100 mil. No es nada frecuente ver resultados así en la experimentación científica. Por lo que a mí respecta el Código de la Biblia no ofrece dudas. Continuó diciendo Aumann: No ha habido nada igual en siglos y siglos de ciencia moderna. Aumann habló con destacados matemáticos de Israel, de EEUU, de Europa, del mundo entero. Ninguno pudo señalar el más mínimo fallo en el procedimiento de Rips. Aumann siguió durante años los trabajos de Rips. Dedicó varios meses a revisarlos en detalle. Finalmente el más famoso matemático israelí comunicó a la Academia de Ciencias de Israel sus conclusiones: “El Código Secreto de la Biblia es un hecho demostrado” (19 de marzo de 1996) Para Rips sólo se conoce algunas piezas del Gigantesco Rompecabezas de lo que enseña el Código Secreto de la Biblia. 

La Biblia contiene más información de la que podemos contar. Rips piensa que la información codificada en la Biblia es incalculable e infinita. El Código Secreto de la Biblia es sólo una prueba más a favor de ella como “la Palabra de Elohím escrita”, y es una muestra más que sus profecías son absolutamente confiables y podemos llamarlas “la historia escrita por anticipado”. Por lo tanto, repetimos: “Dichoso el que esté leyendo y los que estén oyendo y guardando lo que en la Biblia ha sido escrito; porque el tiempo está cerca.” Revelación 1:3
fuente del texto/academiaberea.com


EL CÓDIGO SECRETO DE LA TORAH

Descubren código secreto en la Biblia: Doron Witztum, fue quien completó el modelo matemático para descifrar el código que estuvo escondido en el texto original de la Biblia en hebreo.


Matemáticos israelíes habrían descubierto un código que estuvo escondido en el texto original de la Biblia en hebreo por más de tres mil años. En él se hallarían todos los sucesos que afectarían al mundo, tanto en el pasado como en el futuro, como la gran depresión económica, las guerras mundiales, los asesinatos de los hermanos Kennedy y del Primer Ministro Israelí, Itzhak Rabin, entre otros, incluyendo la fecha exacta, el lugar y el nombre de los asesinos.


El código oculto en la Biblia fue encontrado en el texto hebreo del Antiguo Testamento, es decir, en la primera versión escrita del libro sagrado. Aunque ha sido traducida a todos los idiomas, los acontecimientos pueden develarse solamente en la versión en hebreo, ya que éste es el idioma original de la Biblia.
Pero, ¿cómo se pudo conservar intacto el código, después de 3.000 años? El texto original de la Biblia ha permanecido inalterado a través de los siglos.
Todas las Biblias en lengua hebrea original que existen en la actualidad son iguales letra por letra. Según Adin Steinzsaltz, principal traductor de textos hebreos antiguos, el Talmud (libro que contiene la tradición, doctrinas, ceremonias y preceptos de la religión judía) señala claramente que no puede usarse, y ha de ser enterrada bajo tierra, toda copia de la Tora (libro de la Ley de los judíos) que tuviera una sola letra errónea.

El origen :Michael Drosnin

Hace más de 2.000 años, una comunidad de israelitas escondió cientos de rollos de pergamino con los textos originales del Antiguo Testamento en cuevas que rodean el Mar Muerto, por temor a que fueran destruidos. Estos fueron descubiertos accidentalmente por un pastor en 1947, y ahora se conservan en Israel, en un museo llamado Santuario del Libro de Jerusalén.
La referencia al “fin de los días”, se encuentra en un rollo de veintidós líneas llamado Mezuzah, que ocupa un lugar central en la Biblia y que Dios ordenó poner aparte y fijarlo a la entrada de cada hogar. “Queden en tu corazón estas palabras que yo te dicto hoy. Se las repetirás a tus hijos, les hablarás de ellas tanto si estás en casa como si vas de viaje, así acostado como levantado; las atarás a tu mano como una señal, y serán como una insignia entre tus ojos; las escribirás en las jambas de tu casa y en las puertas”, ordenó Dios. Una sola palabra o signo que hubiera cambiado, habría perdido el sentido del texto escondido. Pareciera que Dios quiso asegurarse que el texto no se perdiera.
Aunque fue primero intuido por el rabino H.M. D. Weissmandel, hace más de 50 años, fue en realidad el Dr. Eliyahu Rips, experto mundial en teoría de grupos (modelo matemático en que se basa la física cuántica), quien lo descubrió, y posteriormente otro físico israelí, Doron Witztum, fue quien completó el modelo matemático para descifrar el código. Este fue corroborado por matemáticos de la Universidad de Harvard, Yale y de la Universidad Hebrea. También fue verificado por un experto en decodificación del Departamento de Defensa de los Estados Unidos. Este descubrimiento fue anunciado primero en la revista norteamericana especializada Statistical Science (Ciencia Estadística), no sin antes someterlo al análisis de otros expertos, procedimiento habitual de verificación en revistas de este tipo. El experimento original fue llamado “Secuencias equidistantes de letras en el libro del Génesis”, en cuyo resumen se leía: “El análisis randomizado (aleatorio) señala la existencia de información oculta en el texto del Génesis, imbricada en forma de secuencias equidistantes de letras. Su nivel de acierto es del 99.998%”.
El periodista norteamericano Michael Drosnin publicó el descubrimiento en 1997 su libro El Código Secreto de la Biblia, señalando que para ello “tuvo que aprender hebreo y estudiar y comprobar el código durante cinco años”. Explica Drosnin que “la Biblia tiene la forma de un gigantesco crucigrama. Está codificada de principio a fin con palabras que al conectarse entre sí, revelan una historia oculta”.
Para dar con el código, Rips eliminó los espacios entre palabras y convirtió la totalidad del texto bíblico original en una “hebra” continua compuesta por 304.805 letras. Al hacerlo, la estaba devolviendo a la forma primigenia que los grandes sabios le atribuyen. Según la historia, ésa es la forma en que Moisés habría recibido la Biblia de Dios: continua, sin separación de palabras.
El computador explora esta hebra en busca de nombres, palabras y frases codificadas. Comienza por la primera letra de la Biblia y verifica todas las secuencias alternas posibles: palabras formadas por saltos de 1, 2, 3 y así, hasta varios miles de espacios. Luego repite la búsqueda empezando por la segunda letra, luego por la tercera, la cuarta, hasta llegar a la última letra del texto. Como en un crucigrama, la información codificada puede aparecer en forma vertical, horizontal o diagonal. Cuando localiza una palabra clave, el computador se dedica a buscar información relacionada con ella que encuentra generalmente en el mismo tramo del texto.
Nadie puede explicar, sin embargo, cómo fue creado el código. Todos los científicos, matemáticos y físicos que han aceptado su existencia, coinciden en señalar que ni los más veloces ordenadores de que disponemos, incluidos los del Pentágono, las unidades centrales de la IBM, ni todos los computadores del mundo trabajando juntos, podrían obtener un texto como el que fue codificado hace tres mil años. Según el Dr. Rips, la información contenida en él “es infinita”.
Uno de los episodios más dramáticos para los científicos fue descubrir, con un año de anticipación, el registro del asesinato de Itzhak Rabin. Aunque trataron de advertir al Primer Ministro, no pudieron evitar su muerte. Por más de tres mil años, el suceso estuvo esperando en la Biblia a que alguien lo descubriera.

Otras profecías:

Sin embargo, Drosnin señala que “la Biblia no es una bola de cristal: es imposible encontrar algo si uno no sabe qué es lo que está buscando”.
Existe también una diferencia con otras profecías, tipo Nostradamus, ambiguas, como: “una estrella surgirá del oriente y caerá el Gran Rey”. En la Biblia, aparecen los detalles precisos, señalando nombres, fechas, ciudades y eventos como holocausto, guerra, terremoto y asesinato.
En el siglo XVIII, un sabio llamado el Genio de Vilna, escribió: “es regla que todo lo que fue, es y será hasta el fin de los tiempos, está incluido en la Tora, desde la primera hasta la última palabra”. El físico Albert Einstein dijo por su parte: “Por persistente que sea, la distinción entre pasado, presente y futuro es pura ilusión”. Decía que el tiempo no es lo que parece, no fluye en una única dirección. Para él, el futuro y el pasado coexisten.
Isaac Newton, quien descubrió la ley de la gravitación universal, no sólo afirmó que el futuro ya existe sino que creía en la posibilidad de predecirlo. El creía que había un código escondido en la Biblia que revelaba el futuro, aprendió hebreo y dedicó la mitad de su vida a buscarlo, pero no es sino hasta ahora, con la aparición de las computadoras, que se hace posible descifrarlo.
Para el futuro, el código señala la destrucción de Jerusalén. También la posibilidad de una tercera guerra mundial en el 2006, que acabaría con la humanidad debido al uso de las bombas atómicas. Anuncia un devastador terremoto en Los Angeles, California, para el año 2010 y fuertes terremotos en Japón. Sin embargo, plantea la posibilidad de cambiar el futuro.
La agencia EFE distribuyó un cable fechado en Moscú, que da cuenta del peligro de que un asteroide de 1.5 Km. de diámetro se estrelle contra la Tierra en el año 2006. El cable dice: “su nombre es Icaro, tiene una masa de varios centenares de millones de toneladas y se aproxima a la Tierra con una velocidad de 70 Km. por segundo. Según científicos rusos, su impacto con la Tierra causaría una explosión equivalente a la de un millar de cargas termonucleares, con una potencia de un millón de toneladas cada una”.
Drosnin señala en su libro esa posibilidad, desde que lo escribió en 1996. “El código de la Biblia advierte del peligro real de una colisión de este tipo. Atraviesa el 2006 una profecía escalofriante: ‘Su senda golpeó sus moradas’. La advertencia, que se solapa con el año, finaliza con las palabras ‘objeto similar a una estrella’. Justo encima de 2006 se lee una aparente confirmación cronológica: año vaticinado para el mundo”, afirma.
El Dr. Rips ha hecho una manifestación pública, desautorizando el libro de Drosnin, aunque reconoce haber sido testigo del hallazgo de la información referente al asesinato del Primer Ministro Rabin. “Todos los intentos de extraer mensajes de los códigos contenidos en la Tora, o de hacer predicciones basados en ellos, son vanos y no tienen ningún valor”, ha dicho.
Para Harold Gans, experto en decodificación del Departamento de Defensa de los EE.UU., quien verificó la autenticidad del código, descifrar el código oculto en la Biblia puede ser resultado de “un golpe de suerte”, debido a que “es muy difícil especificar palabras asociadas a un futuro potencial, ya que éste aún no ha sucedido. Uno está tratando de deducir el contexto en forma subjetiva, a partir de palabras, y eso no tiene nada que ver con códigos matemáticamente verificables”, explica.
Lo cierto es que ocultos en la Biblia, se encuentran el atentado de la secta religiosa en el metro de Japón con el gas sarín, el atentado terrorista de Oklahoma, con el nombre de Timothy McVeigh, condenado por la explosión, y muchos otros sucesos y personajes que poco a poco están saliendo a la luz pública.
Hay personas que afirman que la Biblia de hoy no es la original y que ha tenido cambios. Obviamente en las traducciones del hebreo a otros idiomas puede haber diferencias. Eso es normal. Pero hablaré de la misteriosa tradición que tienen los hebreos para escribir copias de la Biblia.
Solo personas especialistas están autorizadas a escribir copias de ella. No la escriben en hojas de papel. La escriben con un tipo especial de pergamino. Son personas que dedican toda su vida a hacerlo. Cualquier error, aunque sea mínimo, hace que el rollo entero sea destruido inmediatamente.
Así, hace miles de años han hecho copias fieles de sus originales.
Hace poco se descubrieron las copias más antiguas de los libros del viejo testamento, escondidas en cuevas por la secta de los esenios. Se conocieron como los rollos del mar muerto. Antes de estos rollos, la versión más antigua era el Códice Babilónico Petropalitano.
Se compararon para ver si había diferencias. Eran idénticos. Impactante para copias hechas a mano con 1,000 años de diferencia. Y la diferencia del libro de Isaías con la Biblia actual, es de solo dos palabras.
¿Por qué tanto celo en copiar fielmente los libros del antiguo testamento?
En el libro de Apocalipsis la advertencia es muy contundente: “Cualquiera que cambie una sola de las letras de esta profecía le serán añadidas las plagas que hay en este libro”.

LAS PROFECIAS

Las palabras formaban una matriz de crucigrama. Los hechos demuestran a las claras que el código de la Biblia permite identificar grupos de palabras entrecruzadas que contienen bloques homogéneos de información. Junto a «Bill Clinton», la palabra «presidente». Junto a «alunizaje», «nave espacial» y «Apolo 11». Junto a «Hitler», «nazi». Junto a «Kennedy», «Dallas».
Rips extrajo un volumen de su biblioteca y leyó a M. Drosnin una cita de un sabio del siglo XVIII llamado el Genio de Vilna: «Es regla que todo lo que fue, es y será hasta el fin de los tiempos está incluido en la Torá, desde la primera hasta la última palabra. Y no tan sólo en un sentido general, sino hasta el menor detalle de cada especie y cada uno de sus individuos, y hasta el detalle de cada detalle de cuanto le ocurra a éste desde que nace hasta que deja de existir.»
Rips le mostró una hoja impresa. «Hussein», «Scuds» y «misil ruso» aparecían codificados juntos en el Génesis. La secuencia completa del código rezaba: 
«Hussein escogió un día.»
-Aquí, en Génesis 14, donde se narra la historia de las guerras de Abraham con los reinos vecinos, encontramos la fecha: «fuego el 3 Shevat». Esa fecha del calendario judío equivale al 18 de enero de 1991-dijo Rips levantando la vista de la pantalla-. Es el día en que Iraq lanzó el primer misil Scud contra Israel.
 En la Biblia están codificados centenares de hechos cruciales para el mundo, desde la segunda guerra mundial hasta el escándalo del Watergate, el Holocausto, la bomba de Hiroshi ma, la llegada del hombre a la Luna o el reciente impacto de un cometa en Júpiter.
 Drosnin le envía una carta a Itzhak Rabin a través de su amigo Chaim Hurí, advirtiéndole del peligro : «Un matemático israelí ha descubierto en la Biblia un código oculto que parece revelar hechos ocurridos miles de años después de que fuera escrita», rezaba mi carta a Rabin.
«Si me he permitido escribirle es porque la única vez que su nombre completo -Itzhak Rabin-aparece codificado en la Biblia, las palabras “asesino que asesinará” lo cruzan.
»Esto no debería tomarse a la ligera, toda vez que los asesinatos de Anwar al-Sadat y de John y Robert Kennedy también aparecen codificados en la Biblia; en el caso de Sadat, con el nombre completo del homicida, la fecha y el lugar del atentado, y el modo de perpetrarlo.
»Creo que corre usted un grave peligro, pero también que el peligro puede ser evitado.»
La advertencia no es tomada en serio y el 4 de noviembre de 1995 llegó la terrible confirmación. Un hombre que se creía encomendado por Dios acababa de disparar a Rabin por la espalda. Durante tres mil años, el atentado había permanecido oculto en el código secreto de la Biblia. No podía ser una coincidencia. Las palabras «asesino que asesinará» cruzan el nombre de «Itzhak Rabin» la única vez que éste aparece completo en el Antiguo Testamento. Según el código de la Biblia, Rabin moriría en el año judío que empezaba en septiembre de 1995. El 4 de noviembre de 1995, el mundo conoció la trágica noticia.
Después del atentado, el nombre del asesino -«Amir»-saltó de inmediato a la vista. Siempre había estado allí, encima del de su víctima, perfectamente descifrable.
«Amir» aparecía codificado en el mismo sitio que «Itzhak Rabin» y «asesino que asesinará». Más aún; las palabras «nombre del asesino» aparecían en el texto de la Biblia en el mismo versículo que encerraba el nombre de «Amir». En ese preciso versículo, el texto oculto afirmaba «Golpeó, mató al primer ministro». Incluso llegaba a identificarlo con un israelí que dispararía casi a quemarropa: «Su asesino, uno de su gente, aquel que se acercó.» El código revelaba adernás cuándo y dónde ocurriría. «En 5756», el año judío que empezó en septiembre de 1995, se cruzaba con «Tel-Aviv» y «asesinato de Rabin». «Amir» volvía a aparecer muy cerca.
No obstante, antes del atentado sólo sabíamos que el código vaticinaba que sería «en 5756». Y Rabin ignoró las advertencias, «No te creerá -me había prevenido su amigo Guri cuando le entregué la carta-. Rehúye todo misticismo. Y además es fatalista.»
El holocausto atómico
Con palabras claras, tanto el Antiguo como el Nuevo Testamento predicen que la «batalla final» comenzará en Israel, con un ataque a la Ciudad Sagrada, Jerusalén, y finalmente se extenderá al mundo entero.
 El libro del Apocalipsis anuncia que «será Satanás soltado de su prisión y saldrá a seducir a las naciones de los cuatro extremos de la tierra, a Gog y a Magog, y a reunirlos para la guerra, numerosos como la arena del mar. Subieron por toda la anchura de la tierra y cercaron el campamento de los santos y de la ciudad amada Pero bajó fuego del cielo y los devoré». En el código de la Biblia sólo una capital del mundo aparece ligada con «guerra mundial» u «holocausto atómico», y ésta es «Jerusalén».
 Volver a página principal de http://www.argemto.com.ar La mayor recopilacion de profecias sobre el pasado, presente y futuro de paises y el mundo, temas relacionados, ciencias, políticas, alquimia.

 Segunda Guerra Mundial

 «Guerra mundial», «Hitler» y «holocausto» aparecen codificados en la Biblia en el último libro del Antiguo Testamento. «Este mundo devastado, guerra mundial» se lee en una misma secuencia la única vez que «guerra mundial» aparece. En el código figuran los nombres de todos los líderes de la segunda guerra: Roosevelt, Churchill y Stalin, además de Hitler. También se hallan codificados junto a «guerra mundial» 105 principales países implicados en la contienda: Alemania, Inglaterra, Francia, Rusia, Japón y Estados Unidos.
 El año en que empezó la guerra, 1939, aparece tanto junto a «guerra mundial» como a «A. Hitler» y la palabra «nazi». El «holocausto» se encuentra codificado junto a 1942, el año de la «solución final», el año en que dio comienzo el exterminio masivo de judíos en Europa.

 Asesinato de Kennedy

«Tirador» y «francotirador» también se hallan junto a «Oswald», e incluso existe una descripción precisa de como éste matará a Kennedy: «disparará a la cabeza, [a] muerte».
También se pronostica la muerte del propio Oswald. Junto a su nombre aparece Ruby», y el texto oculto dice: «matará al asesino».
 El nombre del hermano del presidente asesinado, «R. F. Kennedy», y la predicción de su muerte aparecen asimismo en la Biblia. De hecho, ambos homicidios se hallan codificados en el mismo lugar. En una misma matriz figuran «presidente Kennedy, morir», «Dallas», «R. F. Kennedy» y «segundo mandatario morirá». Atraviesa «R. F. Kennedy» el nombre de su asesino, «S. Sirhan». Y en el punto exacto de intersección entre «Sirhan» y «Kennedy», el texto oculto anuncia: «segundo mandatario morirá».
El día exacto en que el cometa chocaría con Júpiter fue descodificado antes de que ocurriera, y otro tanto sucedió con las fechas de la guerra del Golfo, como así también cientos de otros hechos corroborables.
El experimento original probatorio de la existencia del código de la Biblia se publicó en Statistical Science, revista del Institute of Mathematical Statistics de Estados Unidos (vol. 9, núm. 3, agosto de 1994, PP. 429-438).
El editor de la publicación, Robert E. Kass, de la Universidad de Carnegie-Mellon, manifestó en la nota preliminar: «Nuestros revisores estaban desconcertados. La posibilidad de que el libro del Génesis contuviera información significativa acerca de personajes actuales iba contra todas sus convicciones. No obstante, las pruebas adicionales reconfirmaron el fenómeno.
 Desde la publicación del trabajo de Rips-Witztum-Ro senberg, hace ya tres años, nadie ha enviado refutación alguna a la revista matemática.
 Algunos de los sucesos que narra el texto oculto son:
 -“Shakespeare”, “llevó a escena”, “Macbeth”, “Hamlet”
-“Asesinato de Rabin”, “Amir”(nombre del asesino del primer ministro israelí), “Tel-Aviv”, “En 5.756″ (Año judío equivalente a 1.995-1.996).
-“Hitler”, “hombre malvado”, “nazi y enemigo”, “matanza”
-“Edison”, “electricidad”, “bombilla”
-“Hermanos Wright”, “aeroplano”
-“Newton”, “gravedad”
-“Clinton”, “presidente”
-“Fue hecho por ordenador”, “la escritura grabada en las tablas”
-Incluso se hace una pequeña alusión a Francisco Franco
 Fuente: “El Código secreto de la Biblia” de Michael Drosnin

fuente/blogs.canalsur.es/
Por José Manuel García Bautista
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s