Lo que nunca se dijo acerca de la Gran Guerra

Benjamin H. Freedman era un exitoso hombre judío de negocios, de la ciudad de Nueva York, quien fue en un tiempo el principal propietario de la Soap Company Woodbury. A partir de 1945, el gastó la gran preponderancia de su considerable fortuna, de al menos 2.5 millones de dólares, exponiendo la tiranía que había envuelto a los Estados Unidos. Freedman conocía personalmente a Bernard Baruch, Woodrow Wilson, Franklin Roosevelt, John F. Kennedy, y muchos más influyentes de nuestro tiempo. El siguiente extracto es de un discurso hecho por el Sr. Freedman ante un auditorio lleno en el Hotel Willard en Washington, DC en 1961:

“La Primera Guerra Mundial estalló en el verano de 1914. En dos años, Alemania había ganado esa guerra: no sólo había ganado nominalmente, sino que había ganado en realidad. Los submarinos alemanes, que eran una sorpresa para el mundo, habían barrido todos los convoyes del Océano Atlántico, y la Gran Bretaña se había quedado allí sin munición para sus soldados, estaba allí con el suministro de alimentos para una semana, y después de eso, el hambre. En ese momento, el ejército francés se había amotinado. Perdieron 600,000 de la flor de la juventud francesa en la defensa de Verdún en el Somme. El ejército ruso estaba desertando. Ellos estaban recogiendo sus juguetes y volviendo a casa, ya no querían jugar a la guerra. Y el ejército italiano se había derrumbado. Ningún disparo se había dado en el suelo alemán. Ningún soldado enemigo había cruzado la frontera con Alemania. Y sin embargo, aquí estaba Alemania ofreciendo condiciones de paz a Inglaterra. Ofrecieron a Inglaterra una paz negociada, lo que los abogados llaman una base de status quo ante. Eso quiere decir: “Vamos a parar la guerra, y a dejar todo como era antes de que comenzara la guerra.” Inglaterra, en el verano de 1916 estaba considerándolo. ¡En serio! No tenían otra opción. Era el aceptar ya sea esa paz negociada que Alemania magnánimamente estaba ofreciéndoles, o ir con la guerra y ser totalmente derrotados.

“Mientras eso estaba pasando, los sionistas en Alemania fueron al Gabinete de Guerra Británico y – voy a ser breve porque esta es una larga historia, pero tengo todos los documentos para probar cualquier afirmación que hago por si alguien aquí tiene curiosidad, o por si alguien no cree lo que estoy diciendo – los sionistas fueron al Gabinete de Guerra Británico y dijeron: “Mira aquí. Ustedes todavía pueden ganar esta guerra. Ustedes no tiene que renunciar. Ustedes no tienen que aceptar la paz negociada ofrecida por Alemania. Ustedes pueden ganar esta guerra si Estados Unidos viene como su aliado.” Estados Unidos no estaba en la guerra en ese momento. Eramos libres; éramos jóvenes; éramos ricos; éramos poderosos. Ellos [los Sionistas] dijeron a Inglaterra: “Les garantizamos traer a Estados Unidos en la guerra como su aliado, para que luche con ustedes a su lado, si nos prometen a Palestina después de que ganen la guerra”. En otras palabras, se hizo este acuerdo: “Pondremos a Estados Unidos en esta guerra como su aliado. El precio que nos debes pagar es Palestina, después de haber ganado la guerra y derrotado a Alemania.” Es absolutamente absurdo que la Gran Bretaña – quien nunca tuvo ninguna conexión o cualquier interés o derecho alguno en lo que se conoce como Palestina – debiera ofrecerla como moneda del reino para pagarles a los sionistas por traer a los Estados Unidos en la guerra. Sin embargo, hicieron esa promesa en octubre de 1916. Y poco después de que Estados Unidos, quien era casi totalmente pro-alemán – totalmente pro-alemán – porque los periódicos de aquí fueron controlados por los judíos, los banqueros eran judíos, todos los medios de comunicación de masas de este país fueron controlados por los judíos, y ellos eran pro-alemán debido a que su gente, en la mayoría de los casos procedían de Alemania, y ellos querían ver a Alemania lamer el Zar. En ese momento, todo cambió, al igual que la luz del semáforo cambia de rojo a verde. Cuando los periódicos habían sido todos pro-alemán, donde habían estado diciendo a la gente de las dificultades que Alemania estaba teniendo en la lucha contra Gran Bretaña en el comercio y en otros aspectos, de repente, los alemanes no eran buenos. Eran villanos. Estaban disparando a las enfermeras de la Cruz Roja. Cortando las manos de los bebés. Ellos no eran buenos. Todo, poco después de que el Sr. Wilson declarara la guerra a Alemania.

“Esa es la forma en que Estados Unidos entró en la guerra. No teníamos ningún derecho a estar en ella. Fuimos allí – nos encaminaron – a la guerra sólo para que los sionistas del mundo pudieran obtener a Palestina. Ahora, eso es algo que a las personas en los Estados Unidos nunca se les ha dicho. Ellos nunca supieron por qué fuimos a la Primera Guerra Mundial. Después de meternos en la guerra, los sionistas fueron a la Gran Bretaña y les dijeron: “Bueno, hemos realizado nuestra parte del acuerdo. Tengamos algo por escrito que demuestre que ustedes van a mantener su parte y darnos a Palestina después de ganar la guerra”. La Declaración de Balfour, fue la promesa de la Gran Bretaña para pagar a los sionistas lo que habían acordado. Estados Unidos fue a la guerra. Los Estados Unidos aplastó a Alemania. Fuimos allí, y es historia.

“Ahora, cuando la guerra terminó, y los alemanes fueron a París, a la Conferencia de Paz de París en 1919, había 117 judíos allí, como una delegación representando a los judíos, encabezados por Bernard Baruch. Yo estaba allí: Yo debería saber. Ahora, ¿qué pasó? Los judíos en esa conferencia de paz, cuando fueron recortando hasta Alemania y parcelando a Europa para todas esas naciones que reclamaban el derecho a una determinada parte del territorio europeo, los judíos dijeron: “¿Qué hay de Palestina para nosotros?” y ellos produjeron, por primera vez al conocimiento de los alemanes, esta Declaración de Balfour. Así que los alemanes, por primera vez se dieron cuenta, “¡Oh, ese fue el juego! es por eso que Estados Unidos entró en la guerra”. Y los alemanes, por primera vez se dieron cuenta de que habían sido derrotados, sufriendo esta terrible bofetada, porque los sionistas querían a Palestina y estaban decididos a conseguirla a cualquier precio.

“Cuando los alemanes se dieron cuenta de esto, ellos naturalmente se resintieron. Hasta ese momento, los judíos nunca había estado mejor en cualquier país en el mundo de lo que habían estado en Alemania. A los judíos les estaba yendo muy bien en Alemania. No hay duda sobre eso. Ahora, los alemanes sintieron como: “Bueno, eso fue todo un éxito de taquilla.” Así es como los alemanes se sintieron hacia estos judíos.

“Hemos sido tan amables con ellos”; y desde 1905, cuando la primera revolución comunista en Rusia fracasó, y los judíos tuvieron que correr fuera de Rusia, todos se fueron a Alemania. Y Alemania les dio refugio. Y ellos fueron tratados muy bien. Y aquí vendieron a Alemania por debajo del río, por ninguna razón mas que porque querían a Palestina como su tan llamada “comunidad judía”. Los judíos mismos lo admitieron. No era que los alemanes en 1919 descubrieran que un vaso de sangre judía sabía mejor que la Coca-Cola o la cerveza Muenschner. No había ningún resentimiento religioso. No había ningún sentimiento en contra de esas personas simplemente por causa de sus creencias religiosas. Todo era político. A nadie le importaba en Alemania si un judío fuera a su casa y bajó las persianas dijera “Israel Shemá” o “Padre Nuestro.” A nadie le importaba en Alemania así como pasaba en los Estados Unidos. Ahora este sentimiento que se desarrolló más tarde en Alemania se debió a una cosa: que los alemanes mantuvieron a los judíos como responsables de su aplastante derrota, sin ninguna razón en absoluto, porque la Primera Guerra Mundial se inició contra Alemania por ninguna razón, por la que ellos [los alemanes] eran responsable. Ellos eran culpables de nada. Cuando Alemania se dio cuenta de que los judíos fueron los responsables de su derrota, es natural que se resintieran. Pero a ningún pelo de la cabeza de un judío se hizo daño. Ni un solo cabello. Ahora, los judíos trataron de mantener la tapa sobre este hecho. No querían que el mundo entendiera realmente que ellos habían vendido a Alemania, y que los alemanes lo habían resentido.”

Publicado por: Atlantean Gardens

Los Prohibidos Secretos Ocultos de la Sociedad de Vril

Síguenos

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s