EL SÍNDROME DE COTARD, EL SÍNDROME DEL ZOMBI

EL SÍNDROME DE COTARD1

Desde que se pusieron de moda los zombis, todos queremos ser uno. No es que nos hayamos vuelto caníbales y un cerebro se haya convertido en nuestra comida favorita. Es que uno se encariña con los muertos vivientes y dan ganas de ponerse algo roto y maquillarse para salir a asustar a los demás. Claro que, salvo que estemos camino a una fiesta de disfraces, nos tildarán por locos. Pero ojo, que hay quienes lo están realmente. ¿Locos? ¿Muertos? Ambos…

AYUDANOS A MANTENER LA PAGINA

HACIENDO CLICK EN LA PUBLICIDAD, ES GRATIS

¡GRACIAS!

Aunque la idea parezca sacada de una novela de Stephen King, existe un padecimiento que te convierte en un muerto viviente. Se llama el síndrome de Cotard y bien puede ser considerada la enfermedad más rara del mundo. Quien la sufre cree que sus órganos vitales internos se han paralizado, que sus intestinos no funcionan, que su corazón no late, que no tienen nervios, ni sangre ni cerebro. Imagina a sus órganos en estado de putrefacción y se ve, se huele y se siente como si esto fuera cierto. Se presentan alucinaciones visuales, como verse frente a un espejo con forma de cadáver; alucinaciones olfativas, como sentir olores desagradables, a carne en putrefacción, o alucinaciones táctiles, al sentir que tiene gusanos deslizándose sobre su piel.

En sus estados más avanzados, el paciente defiende la idea de que él en verdad está muerto y de que incluso está rodeado de muertos, poniendo a personas allegadas a él en este rubro. A la par de esta creencia de muerte, el paciente mantiene una idea de inmortalidad, como si se hubiera convertido en un “alma en pena”. Aunque este es un delirio típico de las depresiones más graves, como psicóticas o delirantes, se puede ver en otras enfermedades mentales severas, como demencia con síntomas psicóticos, esquizofrenia, psicosis debidas a enfermedades médicas o a tóxicos.

Este síndrome le debe su nombre a Jules Cotard (1840-1889), un neurólogo francés que describió esta condición por primera vez en 1880, en un reporte del caso de una mujer de 43 años de edad. “Mademoiselle X afirma que no tiene cerebro, ni nervios, ni pecho, ni estómago, ni intestinos; que sólo posee la piel y los huesos de un cuerpo en descomposición. No tiene alma, para ella Dios no existe y el Diablo tampoco. Dice que no tiene necesidad de comer para vivir y que no puede morir naturalmente. Sólo dejará de existir eternamente si es quemada. El fuego será su única salvación.” Así describía Cotard a su paciente. Quienes padecen esta enfermedad, no creen que vayan a morir… “ya están muertos”…

En 1995 se realizó por primera vez una clasificación clínica en base a las pruebas. En un análisis retrospectivo de 100 casos se subdividió el síndrome de Cotard en tres tipos. Un primer tipo incluye una forma de depresión psicótica, caracterizada por ansiedad, delirios melancólicos de culpa y alucinaciones auditivas. Un segundo tipo, descripto como el síndrome de Cotard tipo I, fue asociado con delirios hipocondríacos y nihilistas, y ausencia de episodios depresivos. El último grupo fue el síndrome de Cotard tipo II, con ansiedad, depresión, alucinaciones auditivas, delirios de inmortalidad, delirios nihilistas y comportamiento suicida, como características destacadas.

Lisa/ Wikimedia CommonsLisa/ Wikimedia Commons

Recientemente, el neurólogo Steven Laureys, de la Universidad de Lieja, en Bélgica, comentó sobre un paciente con este síndrome: “He estado analizando las lecturas PET durante 15 años y nunca he visto a nadie que estuviera de pie, interactuando con la gente, con un resultado de exploración tan anormal. Su función cerebral se asemeja a la de una persona durante la anestesia o el sueño. Ver este patrón en alguien que está despierto es bastante único”.

Si quieres colaborar o tienes alguna noticia, artículo o historia que te gustaría que apareciese en Conspiraciones Ocultas, ponte en contacto con nosotros AQUÍ

Científicamente aún se siguen estudiando sus causas, aunque la neurología actualmente establece al mal funcionamiento de la amígdala u otras estructuras límbicas del cerebro –aquellas encargadas de las respuestas emocionales– como las razonas más probables. De todas maneras, no deja de ser una enfermedad inusual.

¿Tiene cura? Con tratamiento psiquiátrico y medicamentos antidepresivos y antipsicóticos se logran disminuir los síntomas.

Así que la próxima vez que te quieras parecer a un zombi, piénsalo dos veces. No sea cosa que le tomes el gustito.

tudiscovery

PUBLICIDAD

Visita mi Blog dentro de los Blogs de Noticias en Coobis.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s