Mundo enfermo: El caso de un culturista brasileño que pone los pelos de punta

Romario Dos Santos Alves, de 25 años, un culturista obsesionado con aumentar sus bíceps, se inyectó un cóctel de aceites, analgésicos y alcohol para aumentar el tamaño de sus bíceps, con resultados asombrosos y consecuencias desastrosas.

Sus experiencias con la inyección del fármaco Synthol no solo le afectaron mentalmente, sino que casi le cuestan la vida y estuvo a punto de ver sus brazos amputados.

Romario afirma que: “Si te lo inyectas una vez definitivamente habrá una segunda vez, porque es adictivo. Recuerdo que el médico me dijo que tendrían que amputarme ambos brazos”

“Quiero que otras personas vean los peligros. Yo podría haber muerto solo porque quería tener los músculos más grandes. Simplemente, no vale la pena”

“Conocí a algunos chicos con músculos enormes en el gimnasio y empecé a hacer amistad con ellos. Ellos me hablaron del Synthol y yo me entusiasmé con los resultados, hasta que perdí el control”

Romario Dos Santos antes de su locura

Romario Dos Santos antes de su locura

Romario comenzó a encontrar formas cada vez más peligrosas de inyección de sí mismo con el aceite.

“Mis músculos empezaron a solidificarse y ni siquiera podía aplicarme inyecciones en los brazos, que parecían de piedra. Decidí que la única cosa que podía hacer era comprar agujas utilizadas para inyectar a los toros para inyectarme el producto el Synthol en los brazos”

Incluso engañó a su esposa Marisangela Marinho, de 22 años, para que le inyectara el aceite en lugares que no podía alcanzar, diciéndole que no le podía hacer ningún daño.

Cuando ella se enteró de la verdad, me dejó en claro que tenía que elegir entre nuestra relación y el Synthol y estuvo a punto de dejarme.

“Esa fue la parte más difícil de nuestra vida porque yo caí en una depresión y dejé mi trabajo porque traté de suicidarme”

Pronto el relleno comenzó a causar fuertes y constantes dolores a Romario y casi sufrió insuficiencia renal debido a las toxinas del aceite.

Al final, el médico le notificó que le deberían amputar los brazos e iniciaron el procedimiento médico para ello.

“Pero luego, gracias a Dios, el médico me dijo que no tendrían que amputar y que en su lugar podrían quitar las rocas de Synthol que se habían formado en mis brazos”

Romario no ha utilizado la sustancia durante dos años, pero ha tenido tentaciones de utilizar hormonas para caballos.

“Mi ambición sigue siendo convertirme en culturista, pero tengo un largo camino por recorrer, aunque sé que voy a lograrlo”

Realmente, vivimos en un mundo cada vez más obsesionado con la imagen física…y cada vez más enfermo…

Fuente: http://www.mirror.co.uk/news/weird-news/romario-dos-santos-alves-bodybuilder-5632755

Visto en  :  El Microlector

SIGUENOS EN FACEBOOK

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s