Obviando la razón Pura.

Somos mente, ante todo y sobre todo. Somos seres pensantes y como tal, todo lo mental es manipulable, la mente humana es plastilina en las manos de unos pocos, que juegan con ella, solo por puro egoísmo y llevan a la masa al culmen del despropósito. Hasta ahora los defensores del pensamiento y la razón pura obviaron el hecho de que todo lo que parte de nuestra mente es digno de ser obviado por pura lógica cartesiana, ya que todo lo razonable está sujeto a la inducción de la programación. Asumimos como propios, los dogmas de otros, creemos lo que vemos y creemos lo que oímos, por encima de cualquier otro sentido, si nuestra percepción es inducida al error, nuestra mente vive en el constante y perpetuo error. Es por ello que divagamos y diatribamos inconclusamente, debatimos y aseveramos energéticamente, departimos y repartimos a diestro y siniestro, de la forma más razonable posible, siempre que la lógica apostólica de la razón, nos encamine a instruirnos en la posibilidad del acierto fortuito.

El dogma del pensamiento es maquillado vistiéndose de lógica y razón, nuestra crítica es sumisa cuando se muestra un puzzle incompleto, pero razonablemente acabado y no nos fijamos en los fragmentos que faltan en la imagen, porque el sentido común dice que está razonablemente acabado. La intuición es matemáticamente inexacta ya que se mide a través de nuestro sentimiento, una forma inmedible e incalculable por lo tanto irrazonable. Es por esto que la lógica te arrastra al fango de la incredulidad y buscaras casi instintivamente el cálculo matemático que te de la solución a algo puramente sentimental, lo que da como resultado una ecuación fantasiosa y elucubrativa.

La razón pura es un pasillo estrecho y sin ventanas en el que la única luz que posee, brilla por su ausencia. Por mucho que quieran etiquetar los planteamientos mágicos del razonamiento puro, no son más que la estrechez de miras de un ignorante insensible que reparte argumentos huecos paridos a destiempo y repartidos a boleo, sobrecargados de información inútil y vacía como sus mentes. Aquellos que apelan a la filosofía, sin sentir la filosofía, manteniendo una férrea raíz cuadrada al sentir del pensamiento filosófico, extraído de la observación y la comprensión del entorno. Abducen a estos viejos maestros y los exponen como títeres sin apenas haber bebido de su conocimiento dejando patente que apenas son meros recopiladores de datos.

La razón pura vive en la inconsciencia, es el hemisferio oscuro del cerebro el que pretende iluminar la verdad, y se topa con un cálculo que solo puede ser sentido. El inconsciente se atreve a describir el amor, a calcular la felicidad, a contar la verdad como un bien material, palpable por algo sin tacto y sin sentimientos.

Bajo el caparazón del miedo al ridículo viven estos insensibles inconscientes que solo esgrimen sus mentes como sables de plástico, atacando desde el error que aportan los argumentos razonados y calculados. Blanden sus blandos razonamientos mentales sujetos a enclenques andamios que sujetan su pobre falta de conciencia. Mentes pobres pobladas de argumentos razonables, cerebros cortados con un patrón a la orden del sistema, que espera lo mejor de aquel que memorizo razonablemente el argumento de su propia involución.

Ríen idiotamente desde el pedestal de sus mentes, señalan a aquellos que quedaron abajo acomodados en el colchón del corazón, los seres sintientes no buscan revoluciones, no persiguen gigantes, no luchan contra dragones. La mente crea monstruos que solo viven en la mente de aquellos que no sienten su corazón, les late la caja torácica a ritmo que le marcan sus amos, aquellos que tienen los zapatos brillantes gracias a los lametones, que sus mascotas les propinan lógica y razonablemente.

Nuestra risa es de felicidad no de superioridad, nosotros obviamos la razón pura por que no necesitamos perseguir la verdad, la verdad se siente y se toca desde el alma. Prefiero ser razonablemente estúpido que sentimentalmente impedido.

Publicado por Ruben Torres

Fuente: http://lacosechadealmas.blogspot.com.es/2015/05/obviando-la-razon-pura.html

PINCHA EN LA SIGUIENTE IMAGEN SI QUIERES COLABORAR

Formulario

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s