¿QUIENES ERAN LOS NEFILIM DE LA ANTIGUEDAD?

Aquí arriba vemos esta impresión artística de un estudioso de la Torah, donde llega a la conclusión errada que para tiempos de Noe, toda la raza humana era de gigantes.  La Torah no apoya este concepto. La Torah establece que el estándard eran hombres de estatura normal, y que aparte había gigantes. No dice que todos en la Tierra eran gigantes.Aquí arriba vemos esta impresión artística de un estudioso de la Torah, donde llega a la conclusión errada
que para tiempos de Noe, toda la raza humana era de gigantes. La Torah no apoya este concepto. La Torah establece que el estándard eran hombres de estatura normal, y que aparte había gigantes. No dice que todos en la Tierra eran gigantes.

¿Quienes son los Nefilim? ¿Qué son los Annunaki?

הַנְּפִלִים הָיוּ בָאָרֶץ בַּיָּמִים הָהֵם וְגַם אַחֲרֵי־כֵן אֲשֶׁר יָבֹאוּ בְּנֵי הָאֱלֹהִים אֶל־בְּנֹות הָאָדָם וְיָלְדוּ לָהֶם הֵמָּה הַגִּבֹּרִים אֲשֶׁר מֵעֹולָם אַנְשֵׁי הַשֵּׁם׃ פ

Antiguamente, Habitaron Gigantes en la Tierra!

Si, efectivamente así fue,  y todo eso que a menudo oímos decir e interpretar respecto a que no fue así—por indoctos o falsos maestros infiltrados entre los llamados de Yahweh—contradice lo que la Palabra de Yahweh claramente revela sobre este tema!  

AYUDANOS A MANTENER LA PAGINA

HACIENDO CLICK EN LA PUBLICIDAD, ES GRATIS

¡GRACIAS!

La Palabra de Yahweh se interpreta a sí misma,  y la sana doctrina que compone ese maravilloso y profundo “todo” que Yahweh llama “Su Verdad”—y que debemos de hacer parte de nuestra emunaj y templos kodesh—muy a menudo se encuentra NO EN UN SOLO LUGAR DE LA TORAH, SINO DISPERSA  por toda la Escritura;  y  como ya bien sabemos, “línea sobre línea, renglón sobre renglón… un poquito aquí, otro poquito allá, etc.”   La Escritura dice:  “TODA Tu Palabra es Verdad,”  y esto es en todos los sentidos.   Por lo tanto en la Verdadera Asamblea o Kejilah de Yahushua todos nosotros nos dejamos guiar por el Ruaj Ja Kodesh y  por Yahweh.  Podemos especular, pero no podemos hacer doctrina de nuestra especulación si no corre paralela con la prueba hallada en la Escritura.

Los Nefilim o Nephilim (en hebreo  הנּפלים, nefilim, “derribadores”) son, en la Torah y otros escritos religiosos judíos y cristianos tempranos, un pueblo de gigantes o titanes que se mencionan en el Génesis 6:4 y en el Libro de los Números 13:33.  Originalmente en hebreo nefilim significaba “caídos” o “derribados” pero mas tarde se empezó a traducir como “gigantes.”

Aquí debajo, una huella fosilizada hallada en la región de los míticos gigantes en España  Aquí debajo, una huella fosilizada hallada en la región de los míticos gigantes en España

De manera que no podemos llegar a la Verdad sin antes haber escudriñado cabalmente la Palabra Kodesh y considerado todos los pasajes pertinentes!   Echemos un vistazo a lo que dice la propia Palabra de Yahweh, para que sea El quien nos revele la Verdad en torno a este aparentemente desconcertante asunto de los “gigantes” en la Tierra!

Gén 6:4  “Y había nefilim (titanes) en la tierra en aquellos días  también, después que se unieron los hijos de Elojim a las hijas de los hombres,  y les engendraron hijos.  Estos fueron los héroes (valientes) que en la antigüedad fueron varones de renombre.”

Aquí vemos que estos no eran hombres normales,  primeramente eran gigantes, es decir, eran hombres de una altura descomunal.  En segundo lugar, eran terresteres,  pues arriba dice que habitaban la Tierra.  Algunas personas dicen que estos “gigantes”  (ó los “hijos de Elojim”) mencionado ahí eran “seres humanos comunes y corrientes”–como Ustedes y como yo.  Si asi fuera, ¿qué de particular tendría este suceso para que Moshé lo hubiera relatado en el Tanakj con tanto énfasis?  Veamos lo absurdo que sería ese pasaje si insertáramos allí las palabras “hombres normales”:

“Y había hombres normales en la tierra en aquellos días  también, después que se unieron los hombres normales de Elojim a las hijas de los hombres,  y les engendraron hijos.  Estos fueron los héroes (valientes) que en la antigüedad fueron varones de renombre.”

TOTALMENTE RIDICULO Y ABSURDO.   ¿Había “hombres normales en la tierra en aquellos días también”?  ¿Aparte de cuales otros…?

Si quieres colaborar o tienes alguna noticia, artículo o historia que te gustaría que apareciese en Conspiraciones Ocultas, ponte en contacto con nosotros AQUÍ

¿Aparte de hombres normales, había también “hombres normales”?   Las personas que creen que Moshe no estaba en sus cabales cuando escribió esto,  son las que NO ESTAN EN SUS CABALES!  Pero vayamos al siguiente pasaje para ver que mas nos revela.

Núm. 13:33  “Vimos allí también a los  gigantes   (los hijos de Anac ( Annunaki) son parte de la raza de los gigantes); y a nosotros nos pareció que éramos como langostas; y así parecíamos [también] ante los ojos de ellos.”

Picture

Aquí se habla que son una RAZA.  Por lo tanto no son seres humanos normales, sino otra RAZA de seres: una raza de hombres GIGANTES!  No se refiere a “gigantes figurados” sino LITERALES.  Se puede comprobar porque el que lo relata afirma que se sentía “como una langosta” (un insecto bastante pequeño), y que así mismo los gigantes lo conceptuaban a él y los suyos.  Y esto se debe a la obvia diferencia de estatura entre un gigante y un hombre normal.   Independientemente de si estaban allí o no realmente, en la mente de todos no había dudas que había gigantes en algunas partes de la tierra.

Deut. 2:20    “Por tierra de gigantes fue también ella tenida; habitaron en ella gigantes en otro tiempo, a los cuales los amonitas llamaban zomzomeos…”

Aqui arriba tenemos otro pasaje testigo y vemos que estos titanes / gigantes invadían distintos territorios de la Tierra en aquellos tiempos. No eran seres espirituales, porque habitaban en la Tierra y tenían cuerpos gigantes obviamente de carne y hueso.  A continuación en Deuteronomio se nos dan mas detalles, y se refiere a ellos como un pueblo humano (raza) de seres grandes y altos, muy poderosos y difíciles de resistir.

Picture

Deut. 9:2    “…un pueblo grande y alto, los hijos de los anaceos, a quienes conoces y de quienes has oído decir: “¿Quién puede resistir ante los hijos de Anac?’ “

1 Sam. 17:51   “Entonces corrió David y se puso sobre el filisteo, y tomando el cuchillo de él, sacándola de su vaina, lo mató, y le cortó con él la cabeza. Y cuando los filisteos vieron su gigante muerto, huyeron.”

En la historia antigua se mencionan a distintos pueblos que tenían a estos seres gigantes como gobernantes o dioses,  debido a su enorme estatura y fuerza.  Los filisteos eran uno de esos pueblos.  Goliat era un hombre gigante, literalmente.  También los antiguos sumerios, griegos y egipcios figuran en la historia como pueblos que en un tiempo tuvieron a hombres poderosos y gigantes rigiéndolos o dominándolos.  Abajo hay otro pasaje donde aparecen estos hombres gigantes mencionados en el contexto de la Torah y el Pueblo de Israel.

2 Sam. 21:22  “Estos cuatro le habían nacido al gigante en Gat, los cuales cayeron por la mano de David, y por la mano de sus siervos.”

“Los emitas habitaron en ella antes, pueblo grande y numeroso, y alto como los hijos de Anac. Por gigantes eran ellos tenidos también, como los hijos de Anac; y los moabitas los llaman emitas. Porque únicamente Og rey de Basán había quedado del resto de los gigantes. Su cama, una cama de hierro, ¿no está en Rabá de los hijos de Amón?   La longitud de ella es de nueve codos, y su anchura de cuatro codos, según el codo de un hombre.”  (Deuteronomio 2:10, 2:11, 3:11)

“¿Acaso, siendo joven (David), no mató a un gigante y extirpó el oprobio del pueblo, cuando lanzó una piedra con la honda y abatió la arrogancia de Goliat?”  (Eclesiástico. 47:4)

 El filisteo Goliat, habría sido refaíta y medía seis codos y un palmo de estatura (cerca 2,09 m), su hermano fue un gigante que se llamó Lahmi (“de pan” o bien “de Lahmu”).

Había de estos gigantes regados “por toda la Tierra” en un momento dado, y estos eran los héroes  y valientes varones de renombre de la antiguedad.  Pero la Torah es un libro mayormente centrado en los hombres de Yahweh y Su Pueblo escogido, y no es un libro de la historia de las naciones antiguas como para ponerse a detallarla.   Los nefilim son solo una pequeñísima parte de la historia central de este libro—no son su parte central!  Debido a esto, no vamos a encontrar la historia completa de los nefilim en las páginas de la Torah…

La Torah habla de las naciones y sus habitantes en su relación y contexto con el Pueblo de Israel o la Ley de Yahweh.  Debibo a esto, las menciones que la Torah hace de los nefilim se limitan a lo referente a la desobediencia de los malakjim/ángeles, al diluvio y el tiempo de Noe, a la lucha con Dawid, etc., y no a la importancia, trasfondo e influencia que éstos podían tener entre la gente de las naciones.

En la mitología griega, los Titanes  se mencionan (en griego antiguo Τιτάν, plural Τιτᾶνες) de forma muy frecuente como una raza de poderosos dioses mitad-celestiales y mitad humanos que gobernaron durante la legendaria edad de oro.  Wikipedia publica al respecto la siguinete información encontrada en las principales enciclopedias del mundo:

Los doce Titanes de la primera generación fueron liderados por el más joven, Crono, quien derrocó a su padre Urano (‘Cielo’) a instancias de su madre, Gea (‘Tierra’). Posteriormente los Titanes engendraron una segunda generación, destacando los hijos de Hiperión (Helios, Eos y Selene), las hijas de Ceo (Leto y Asteria) y los hijos de Jápeto (Prometeo, Epimeteo, Atlas y Menecio).

Algunos nombres de titanes de segunda generación son los siguientes:  Poseidon, Atlas, Hercules, Helios, Perseus, Prometeo, Titanius, Colossus, etc.   En el estrecho de Gibraltar, antiguamente, había dos gigantescas columnas a nada lado de la costa, curiosamente llamadas “los pilares de Hércules.”  Las mismas fueron destruídas tras un fuerte terremoto y tsunamis.

En los cinco continentes, se han descubierto restos arqueológicos de esqueletos humanos que demuestran que en la Tierra habitaron seres gigantescos. Además de desorientar a la comunidad científica, estos restos avalan lo que la escritura dice sobre “los gigantes” con el paso del tiempo.

La Escritura contiene abundantes referencias a una raza de gigantes que desapareció al principio de la historia humana. Los hebreos se referían a ellos como refaíms.   “Allí nacieron los gigantes, los famosos desde la antigüedad, de alta estatura, diestros en la guerra. Pero no eligió Yahweh a éstos ni les dio a conocer el camino de la sabiduría, y así perecieron por falta de prudencia.”

En el Libro 1 de Samuel (17,4), leemos: “Salió de las filas de los filisteos un hombre llamado Goliat, de Gat, que tenía de talla seis codos y un palmo. Cubría su cabeza con un casco de bronce y llevaba una coraza escamada, de bronce también, de cinco mil siclos de peso.”

Si traducimos las unidades empleadas, su estatura alcanzaría los 3,20 metros,  casi 12 pies. La coraza pesaría 72,5 kilogramos, o casi 160 libras.   Como vimos antes,  “Og, rey de Basán, era el único que de la raza de los refaím quedaba; su lecho, un lecho de hierro, se ve en Rabat de los hijos de Ammón, de nueve codos de largo y de cuatro codos de ancho, codos humanos.” Deuteronomio 3,11.

Según este texto, el último de los gigantes, Og,  dormía en un duro lecho de 4,5 metros (casi 15 pies)  de largo por dos  (casi 7 pies) de ancho.  De acuerdo a los judíos, los Anakim (anaquitas), Refaim (refaitas), Gibborim, Zamzummim, y Emim (emitas), son de la misma raza Nefilim, y todos son nombres que se traducen por “gigantes.”  Naturalmente, el mundo hay su buen número de personas incrédulas, y en el Pueblo de Israel también.  Sobretodo los actuales rabinos judíos y sus seguidores niegan estas realidades y las tuercen.  Abba Yahweh dice que los israelitas  “fueron castigados por su incredulidad.”   Las “ramas naturales fueron cortadas por su incredulidad,” dice el Apóstol,  y sabemos que Yahushua reprendió a Tomas por su incredulidad.

Los “hijos de Elojim” eran ángeles caídos (demonios) quienes se unieron con mujeres humanas. De estas uniones resultó una raza, los nefilim, una raza de gigantes poderosos, quienes fueron “los valientes que desde la antigüedad fueron varones de renombre” (Génesis 6:4).

¿Por qué habrían hecho los demonios tal cosa?   La Escritura no nos da una respuesta específica,  aparte de la rebeldía que sabemos que oadecen los sheydim (demonios), pero en la Torah sí se hace mención de su desobediencia.  Judas vers. 6 nos dice,

“Y a los ángeles que no guardaron su dignidad, sino que abandonaron su propia morada (la celestial), los ha guardado bajo oscuridad, en prisiones eternas, para el juicio del gran día.”

Los demonios son seres malos y torcidos – así que nada de lo que ellos hagan debe sorprendernos. Ja Satán, su líder, tiene un plan antagónico para tratar de frustrar cada etapa del Plan Kodesh de Yahweh para la salvación de la humanidad.  Cabe la posibilidad, dentro de lo que el panorama bíblico revela y permite,  que los demonios intentaban contaminar la sangre del linaje humano, a fin de impedir la venida del Mashiaj–Yahushua. Yahweh ya había prometido que el Meashiaj vendría del linaje de Eva (Génesis 3:15), quien heriría a la serpiente en la cabeza – a Satanás.  De manera que resulta muy plausible que los demonios  intentaran impedir esto, contaminando la sangre del linaje humano, y de esta forma  hacer imposible que un día naciera un Mashiaj sin pecado.  Nuevamente, esta no es una respuesta específicamente “bíblica,” pero es muy plausible y no está en contradicción con nada de lo que la Torah enseña.

¿Qué son los nefilim? De acuerdo a los hebreos y otras leyendas (el libro de Enoc y otros escritos no bíblicos), ellos fueron una raza de gigantes y super-héroes, quienes cometieron actos de gran maldad. Su gran tamaño y poder parecía venir de la mezcla del “ADN” demoníaco con la genética humana. Todo lo que la Biblia dice directamente acerca de ellos, es que fueron “valientes que desde la antigüedad fueron varones de renombre.” (Génesis 6:4) Los nefilim no fueron extraterrestres, ellos fueron literalmente, seres físicos producidos por la unión de los hijos de Dios y las hijas de los hombres (Génesis 6:1-4).

Picture
¿Qué sucedió con los nefilim o gigantes?

Los nefilim fueron una de las razones principales para el gran diluvio en los tiempos de Noé. Inmediatamente después de que los nefilim son mencionados, la Palabra de Yahweh nos dice esto,

“Y vio Yahweh que la maldad de los hombres era mucha en la tierra, y que todo designio de los pensamientos del corazón de ellos era de continuo solamente el mal. Y se arrepintió Yahweh de haber hecho hombre en la tierra, y le dolió en Su corazón. Y dijo Yahweh: Raeré de sobre la faz de la tierra a los hombres que he creado, desde el hombre hasta la bestia, y hasta el reptil y las aves del cielo; pues me arrepiento de haberlos hecho.” (Génesis 6:5-7)

Así que Yahweh procedió a inundar el mundo entero, matando a todos y a todo (incluyendo esta raza de gigantes) a excepción de Noé y su familia, y los animales dentro del arca (Génesis 6:11-22).

¿Hubo nefilim o gigantes después del diluvio?

Génesis 6:4 nos dice, “Había gigantes en la tierra en aquellos días,…… y también después…”   Esto parece indicar que los demonios volvieron a repetir su pecado en algún tiempo posterior al diluvio.   Sin embargo, pareciera que esto sucedió en una escala mucho menor de lo que fue antes del diluvio.   Cuando los israelitas espiaron la tierra de Canaán, ellos reportaron a Moisés – “También vimos allí gigantes, hijos de Anac, raza de los gigantes, y éramos nosotros, a nuestro parecer, como langostas; y así les parecíamos a ellos.” (Números 13:33).    Ahora, este pasaje no dice específicamente que los nefilim o gigantes realmente estuvieran ahí, sólo que los espías pensaron que vieron a los nefilim.   Es más probable que los espías se encontraron con gente muy alta en Canaán y por error, creyeron que eran los nefilim.  Pero otra vez, si creyeron que pudieron haber sido nefilim, entonces es porque seguramente conocían que los nefilim existían en algunas partes de la tierra.

O, es posible que después del diluvio, los demonios nuevamente se hubieran unido con mujeres humanas, produciendo más gigantes,  como indica el pasaje que describe al gigante de los filisteos, Goliat.  Goliat era un gigante de después del diluvio.

Cualquiera que haya sido el caso, estos “gigantes” de segunda o tercera generación que vivían cerca de la eretz de Israel  fueron destruidos por los propios israelitas durante su invasión a Canaán (Josué 11:21-22) y más tarde en su historia (Deuteronomio 3:11; 1 Samuel capítulo 17).     Abajo, algunas fotos de jeroglíficos antiquísimos mostrando evidencia de los malvados gigantes titanes de la antiguedad.

los-grandes-misterios-de-yhwh.weebly

PUBLICIDAD

Visita mi Blog dentro de los Blogs de Noticias en Coobis.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s